sábado, 29 de septiembre de 2007

DÉDALO





En la espiral converge la tormenta,
Allí donde oscurecen como labios,
Unas alas gravísimas de olvido.

El aire se desploma en mi costado
Me digiere en la cruz de su mandíbula
Me embarca entre la bruma de su abrazo.

En las concavidades de la noche,
Sin señal que me ayude a levantarme,
Siento un cuerpo de luna que me mira,
temblando ruborosa por los charcos.

Cerrar los ojos, descontrola un río
Acariciando sus caderas de agua,
Sus lenguas incorpóreas, su dolor,
su rostro, siempre igualmente distinto

Despertar, soterrado por la altura
Que mutila mi gesto más valiente,
Es ceder al olvido los deseos
Que encamisan mi cielo de esperanza.

Es arrojarse ante las circunstancias
Que golpean inexorablemente.
Anticiparse a la humedad terrosa
en la hondura sombría de la tumba.

En el perfil de la alborada espera
Una última línea de victoria.

Una pregunta de mi boca hambrienta,
Mordiendo ferozmente los recodos.

Hoy, solo se adivina entre la bruma,
Que no existe respuesta en el deseo
Ni existe un cuerpo limpio de tormentas.


Solo Existen las ruinas de los hombres,
Corroídas por amores que no fueron,
Sino espejo de la desesperanza.

Solo existen murallas derruidas,
Solo transcienden huesos agrietados,
Por los que palpitó la carne joven.

Ya se olvida el murmullo de la sangre
Y solo se conoce el hastío
que prevalece sobre los fracasos.

Por los sueños que cuelgan de los dientes
Calcáreos de la historia, Soy un Hombre
A la deriva de la inercia acúatica,

Soy un pez entre sabanas de luna
Como un vaso ondulante de misterio,
Naciendo cada día que regresa,
Rodando por tu nombre y por tu cuerpo.

Soy quien siempre estará contigo, amándote,
Así lo siento, Delia, y me atormento,
Buscándote en los besos que no han sido,
Mas que palomas trémulas perdiéndose.


3 comentarios:

Diego dijo...

Muy profundo el poema jose, me gusta.
Sigue asi.

cõllybry dijo...

Profundo poema e belo teu espaço...

Beijo ______________

Anónimo dijo...

Buscando en internet un libro de Ars moriendi he llegado a parar aquí. No le conozco pero me he quedado prendada de la belleza de sus palabras. No puedo opinar sobre sus poemas, ya que hablaría desde mi más absoluta ignorancia. Solamente quería pedirle que siga escribiendo...Desde aquí le felicita una joven que todavía está buscando su camino.